sábado, 24 de enero de 2009

La Comunidad

Madrid, 28-dic-2008

Cada vez que veo estas estatuas de los caballos me acuerdo de la película de Alex de la Iglesia y de la escena final persiguiéndose por el tejado. Cuando subí ese día a la azotea del Círculo de Bellas Artes sentí el mismo vértigo que cuando vi la película.

Pero también me acordé de la jefa de escalera del edificio de mi estudio, aunque aquello más se parece a lo de "aquí no hay quien viva" y tuve la certeza de que si yo viviera allí, en lugar de ir esporádicamente y pasar de malos rollos, seguramente acabaría tirando a la vieja por el hueco de la escalera... que no se si tiene, porque no me dan llave del portal.

3 comentarios:

Fernando de Raos dijo...

Creo que no deberías publicar estas cosas porque como se entere tu vecina lo mismo te planta un ascensor exterior a la puerta del local.

Anónimo dijo...

Me apunto a esa reunión de comunidad

Anónimo dijo...

LKLKLKLKL