domingo, 2 de noviembre de 2008

Hay poco más que decir

Hotel Lafayette, Búfalo, 2008

Ayer vi "Mamma Mía" y no pude evitar que se me movieran los pies al ritmo de las canciones de Abba. No se si fué el recuerdo de Korfú, pero casi podía oler el Mediterráneo y al salir del cine sentía en la boca un regusto a queso fetta y alcaparras.
No sé porqué pongo esta foto de una cama en la que ni tan siquiera hice el amor. Tal vez porque hoy hace en Santander un día gris y lluvioso que me recuerda aquel. Y eso hace que me vuelva a molestar la espalda.
Decidido, esta tarde no voy a ir a ver Los Girasoles Ciegos.

Olympica510+14-54

1 comentario:

F, Vierna dijo...

Quizá tu subconsciente te empuja a poner una foto que parece reflejar la luz y las encaladas paredes de las islas mediterráneas, además de ser una especie de marcapáginas de "Mamma mia", en la que varias escenas transcurren alrededor o sobre una cama igualmente blanca.