lunes, 10 de noviembre de 2008

El Libro Cotidiano de los Muertos

París, 2007

No pongo esta imagen porque la situación merezca luto. Ni tampoco haciendo un guiño a mi madre, a la que nunca llevo al cementerio por todos los santos, ni en ninguna otra fecha (aunque yo acostumbre a visitar cementerios cámara en mano). El motivo es mi afición a la novela negra, a la que estoy leyendo ahora de Lorenzo Silva (El Alquimista Impaciente) y a las que nos presenta la vida misma, disfrazadas de historia de amor o relación laboral (de eso sabe mucho mi maestro Maigret).
Por otra parte, esta es la piedra angular de un librito pendiente (una cuenta pendiente más con la muerte y con mi amigo Orodea) que verá la luz. Por encima de mi cadaver...


Rolleiflex, Tessar 3,5, Tri-x y Gelatina de Plata

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Javi,da gusto un poco de poesía en estos días.
Ya sabes, como decía no se quien.

"la vida no se mide por las veces que respiras sino por los momentos que te dejan sin aliento"

nos vemos. Luis

www.joaquingomezsastre.com dijo...

Mira que no poner de la tumba de jim Morrison ya que estabas alli, y yo que pense que eras de los mios ja ja ja ja ja ja ja
Y a ver si me añades a la lista de fotografos ja ja ja ja ja ja que es facil
http://www.joaquingomezsastre.com
un saludo