martes, 9 de diciembre de 2008

Escritura Automática

5th Avenue, NY 2008

El bluetooth dicta instrucciones precisas: lázaro, levántate y anda. Es el milagro de los tiempos. La máquina habló y le indicó al hombre su camino... Sin duda es una nueva religión y las masas se mueven abducidas por sus ondas... gps, sms, tdt.

Ya nadie se escribe. Y mucho menos cartas de amor. Ya sólo recibimos cartas de los bancos. Cómo nos quieren, cómo nos seducen.

Por eso se agradecen tanto unas letras. Breves. Concisas. Certeras como cuchillos afilados. Hirientes o penetrantes. Pero nunca indiferentes:

Felíz cumple años. Sigues siendo "ma-bel" (tu misma).

Concurso de Microrrelatos de la Calle del Sol

2 comentarios:

Anita la de Palamós dijo...

Mi buzón està lleno de esas cartas, pero ni siquiera se dirigen a mi, sino a una tal Marialuisa que vivía antes en el piso. Y los bancos a los que escribo tampoco me responden: esta semana sin falta les mando un burofax. En fin, quizá de ésta deje "la máquina de escribir" y me deje guiar por el bluetooth de mi nuevo movil... puede mis ondas se crucen con las de otro...

Anónimo dijo...

Algo parecido le sucedió al protagonista de "la mosca"...